Tarta de chocolate con cobertura de fresa

Tarta de chocolate con cobertura de fresa

 

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de preparar una layer cake. Más que ganas… “mono”. Requiere más tiempo que unas simples magdalenas o cupcakes, pero el resultado final da otra satisfacción. Así que a nada que tuve una excusa para prepararla, allá que me puse manos a la obra.

En cuanto a los sabores, lo tenía claro: la tarta de doble chocolate de la pastelería Miette (éxito garantizado), y la cobertura  con un buttercream de fresas, que ahora están de temporada (y que no iba a hacer el pufillo de utilizar aroma de fresas como la última vez).

Miette es una pastelería pequeñita que comenzó en el Ferry Building de San Francisco, y que, a base de ofrecer unos pasteles deliciosos y sencillos, con una presentación muy delicada, fue haciéndose su hueco. Publicaron un libro con las recetas que utilizaban, y la presentación del libro también está cuidada hasta el más mínimo detalle (este vídeo de presentación está en inglés pero muestra un poco de la pastelería y del libro). Éste fue uno de los primeros libros de repostería que compré. Y la receta de doble chocolate fue la primera que hice (y la que más repito, con diferencia).

Cuando tuve la suerte de poder viajar a San Francisco, por descontado que hice una visita a la pastelería, y tuve el placer de confirmar que el resultado de preparar las recetas del libro en casa es bastante similar a los productos que venden allí:

Double chocolate cupcake miette

 

Aunque seguí directamente las instrucciones del libro para hacer esta receta, he buscado en la red y he visto que está publicada online con permiso del editor/autor. El bizcocho de chocolate es denso y muy muy muy sabroso, y la combinación con el buttercream de fresa es estupenda (aunque también se podría combinar con crema de vainilla, de caramelo, de frambuesa…).

Tarta de chocolate con cobertura de fresa

 

TARTA DE CHOCOLATE CON COBERTURA DE FRESA

Para el bizcocho:

3/4 taza de harina
1/2 taza + 2 cucharadas de cacao puro en polvo 
3/4 cucharilla (3.75 mL) de bicarbonato
1/4 cucharilla (1.25 mL) de levadura química
1/4 cucharilla de sal
30 g de chocolate 70%
1/2 taza de agua hirviendo
1/2 taza de buttermilk *(esto se prepara lo primero, y se deja cuajar mientras se prepara el resto)
1/4 cucharilla (1.25 mL) de extracto de vainilla
1 huevo L
1/4 taza de aceite de girasol
1 taza + 2 cucharadas de azúcar 

  • Preparar el buttermilk: añadir 1/2 cucharada de vinagre de manzana (o zumo de limón) en el recipiente medidor, y rellenar hasta 1/2 taza con leche. Agitar con una cuchara y dejar reposar para que cuaje. 
  • Precalentar el horno a 180 ºC. Untar con mantequilla y espolvorear con cacao un molde de 15 cm de diámetro y 7.5 cm de alto (o tres moldes más bajos de 15 cm de diámetro). 
  • Tamizar en un bol la harina, el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal. Dejar a un lado.
  • Calentar agua hasta que hierva. Medir 1/2 taza, echar  sobre el chocolate 70%, y mezclar para que se derrita. Dejar atemperar (15 minutos).
  • Batir el huevo hasta que esté espumoso (con la KitchenAid: varillas, velocidad 8, 2 minutos). Incorporar poco a poco el aceite a baja velocidad (velocidad 2), durante 30 segundos, y luego batir otros 30 segundos a velocidad alta (velocidad 6).
  • Incorporar el chocolate derretido y templado a la mezcla de los huevos, mezclando a baja velocidad (2-4). Añadir el buttermilk que hemos preparado anteriormente y el extracto de vainilla, también a  baja velocidad. Añadir el azúcar, y mezclar durante dos minutos (velocidad 4) hasta que esté todo bien incorporado (unos dos minutos). 
  • Incorporar los ingredientes secos a mano, con la ayuda de una espátula (conviene no trabajar demasiado la masa). *La receta original pasa esta masa a través de una malla para quitar cualquier grumo que pueda tener. Yo nunca lo hago, y al comer el bizcocho, nunca hemos notado que tuviera grumos
  • Trasvasar la masa al molde que se vaya a utilizar (si son tres moldes independientes, repartir la misma cantidad de masa con la ayuda de una balanza). Hornear durante unos 40-45 minutos (el tiempo será menor si se utilizan 3 moldes por separado, unos 25-30 minutos) hasta que al pinchar con una brocheta, el pincho salga limpio. Dejar enfriar por completo, y una vez fría, guardar en el frigorífico. 

 

Para el buttercream:

10-12 fresas frescas, hechas puré con la batidora, picadora o lo que sea (pueden congelarse y dejar descongelar en el frigorífico antes de hacerlas puré, o triturarlas congeladas y luego descongelar). De este puré, se utilizarán unas 3 cucharadas (más o menos según el gusto de cada uno)
225 g de mantequilla a temperatura ambiente (punto pomada)
180 g de azúcar glás
15 mL (3 cucharillas) de leche

  • Batir la mantequilla durante unos 5 minutos, hasta que claree y se vuelva más esponjosa (con la Kitchenaid, accesorio pala, velocidad 6-8).
  • Añadir el azúcar glas y la leche. Batir otros 5-7 minutos.
  • Por último, añadir el puré de fresas y batir hasta que se haya integrado por completo y de forma homogénea.

 

Ensamblaje:

  • Sacar el bizcocho del frigorífico. Cortar en tres planchas horizontales con un cuchillo de sierra y una base giratoria, con una lira, o con un hilo de pita (si se usaron tres moldes independientes, este paso ya estaría hecho). Nivelar las tres capas para que queden lo más planas posibles. Meter en la nevera otros 20 minutos. 
  • Relleno interior: Escoger la capa que haya quedado más fea y colocar como capa inferior. Cubrir con una capa generosa de buttercream. Colocar sobre ella otra capa de bizcocho, y volver a cubrir. Dejar la capa más bonita con la superficie más lisa para la parte superior (generalmente la capa de abajo del molde, con la parte de abajo hacia arriba). 
  • Cobertura inicial (crumb coating): Para evitar que se desprendan migas que se esparzan por toda la cobertura de la tarta y la afeen, primero conviene realizar una cobertura fina inicial para “contener” las migas. Cuanto más frío esté el bizcocho, menor será la tendencia de las migas a soltarse, así que tras haber puesto el relleno, vuelvo a meter la tarta en el frigorífico otros 15-20 minutos. Cuando esté fría, sacar de la nevera y recubrir la parte exterior (parte superior y laterales) con una fina capa de buttercream. No hace falta que quede perfecta, ya que luego se va a recubrir con la capa final. Volver a meter en la nevera unos 30 minutos hasta que notemos que la cobertura se haya endurecido. 
  • Recubrir la tarta con una capa más generosa de buttercream, procurando que quede lo más lisa posible. Decorar al gusto (en este caso, usé la boquilla de Wilton 1M para hacer las rosas en la parte superior).
  • Conservar en la nevera, pero dejar atemperar antes de servir (aunque fría también está buenísima). 
Anuncios

Un comentario en “Tarta de chocolate con cobertura de fresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s